Arte, caos y degradación en las orillas del Cantábrico | Arte en Asturias

Arte, caos y degradación en las orillas del Cantábrico

junio 20, 2015 Sin comentarios »
Arte, caos y degradación en las orillas del Cantábrico

(A.A.R.)

Cristina Ferrández y David Herguedas llevan al Museo Barjola ‘Instante Entropía’, con fotografías, vídeos e instalaciones inspiradas en los vertidos industriales  de la ría de Avilés para proponer una mirada ecológica sobre los desechos y lanzar un mensaje de esperanza

Dicen que, cuando la entropía sea máxima y exista un equilibrio entre todas las temperaturas y presiones, llegará la muerte térmica del Universo. Entretanto, el grado de desorden e irreversibilidad de las cosas es el objetivo de los interesantes análisis éticos y estéticos que propone ‘Instante Entropía’, la exposición monográfica que ayer se inauguró en el Museo Barjola de Gijón y ocupa la primera planta del centro y la Capilla de la Trinidad con fotografías, vídeos e instalaciones multidisciplinares. Se trata de un proyecto reciente de Cristina Ferrández, artista alicantina residente en Salas que, tras obtener una beca AlNorte 2007 de EL COMERCIO, ha presentado en los últimos años varias exposiciones dentro y fuera de Asturias. Colabora con ella David Herguedas, otro ilustre ‘alnorteño’ (Beca AlNorte 2014) con el que comparte el ‘Colectivo Ciudadela’ y la coordinación del seminario ‘OpenLands’ en la Semana de Arte Contemporáneo de Asturias.

Dos series fotográficas ambientadas en diversas geografías (Desde Cabo Negro, en Asturias, hasta la Península de Valdés en Argentina), un vídeo y una instalación componen esta ambiciosa muestra donde confluyen la idea y la expresión visual bien entendidas, para analizar esa cualidad entrópica de los territorios degradados por la actividad del ser humano, hoy convertidos en paisajes artificiales, transmutados y deprimidos por las malas prácticas industriales. Es una alegoría del entorno entendido como mapa de eventos degenerativos y la energía como espectro sujeto a la disipación, la dispersión y el caos.

Cabo Negro

En la ría de Avilés, los vertidos siderúrgicos de las escorias sobre las calas de Cabo Negro han generado un nuevo paisaje o yacimiento de escombros, auténtico ‘cementerio’ de energías inútiles. El panorama es cruel, porque las rocas ni siquiera son lo que parecen. La triste realidad se impone, sin duda, pero estos artistas se interponen;la exposición ofrece una potente escenografía simbólica, rompiendo la monocromía de las fotografías y de las composiciones audiovisuales con personajes que simulan ánimas y deambulan por ese desierto de miserias.

Como ya hizo en sus exposiciones anteriores, Cristina Ferrández nos brinda aquí un canto a la naturaleza para analizar su fragilidad y convertirla en denuncia, generando un ‘land-art’ revisitado donde el silencio ha borrado las huellas de la actividad humana dejando indicios que hoy se rescatan a través de la acción artística. La muerte térmica de la escoria, devuelta a la orilla de estas playas del Cabo Negro por las olas de manera periódica, es un proceso de ida y vuelta sin retorno factible ni solución posible.

Los vídeos de esta exposición patentan esa desolación paisajística, que el Colectivo Ciudadela plasma aquí con una su intervención en el centro de la Capilla de la Trinidad, donde han colocado una gran masa de piedra aparentemente compacta recogida en la playa negra días antes de la inauguración. Se trata de una suerte de agujero que el espectador estimulará con su presencia;la propia energía calórica de la visita vuelve a activar este proceso geomorfológico que habla de la vida y la muerte’ ‘resucientando’ la materia bajo un diálogo espacio-temporal donde todo vuelve, de alguna manera, al mismo principio.

Los dos artistas, miembros activos de AlNorte, unieron sus fuerzas en 2013. Cristina Ferrández ha obtenido también otros galardones como las becas de Cajastur, el Museo Antón de Candás, la Fundación Bilbao Arte Fundazioa o el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil Albert. En 2009 logró el X Premio Astragal del Conseyu de la Mocedá de Gijón, otorgado por el Instituto Asturiano de la Juventud, con su proyecto ‘Huertos Urbanos’. En los últimos cinco años ha realizado varias exposiciones individuales dentro y fuera de Asturias, participando en diversas aventuras colectivas.

David Herguedas, que el año pasado se dio a conocer a través de AlNorte su instalación audiovisual ‘Circumambulatio’ (en la Iglesia de LABoral Ciudad de la Cultura de Gijón), participó hace dos meses en la exposición ‘Creadores Inquietos’ de la Sala Las Francesas de Valladolid, dentro del proyecto europeo CreArt. Juntos pusieron en marcha hace dos años el ‘Colectivo Ciudadela’, cuyos trabajos se centran en estos trabajos audiovisuales que vinculan diversas áreas de la creación con procesos interactivos ‘site specific’, combinando la tecnología con un tasfondo conceptual centrado en el paisaje, el territorio y sus relaciones con la acción industrial. El año pasado participaron en la ‘Noche Blanca’ de Gijón con el proyecto ‘Pangea/Panthalassa’ y en la ‘Noche Blanca’ de Oviedo con la video instalación interactiva ‘Operación Hiedra’, explorando otras temáticas socioambientales.


Arte, caos y degradación en las orillas del Cantábrico

Artículos relaccionados

Deja un comentario

*Requerido