Cambio de aliento | Arte en Asturias

Cambio de aliento

julio 17, 2014 Sin comentarios »
Cambio de aliento

:: á. a. rodríguez

En su obra ‘Cambio de aliento’, el poeta Paul Celan enseña a respirar de otra manera y a discernir ese momento que fluye entre la inspiración y la espiración, ese instante «donde dobla el aire» y hay una suerte de ‘compulsión’ de la luz, para que el espacio sea habitado por el silencio extremo. El pintor Ramón Isidoro, que presenta sus ‘Pinturas de estos y otros días’ en la galería Gema Llamazares, explora los cambios de aliento celanianos en una hermosa serie que se nutre de gestos apenas perceptibles, levedades, soplos poéticos y frutos más o menos reciente de su estudio.

Desde hace dos décadas, esa exploración de la iluminación partiendo del silencio ha venido siendo la principal obsesión de Ramón Isidoro. La exposición que presentó en el invierno pasado en el Museo de Bellas Artes de Asturias, como la que hoy nos ocupa, patentaba ese objetivo mediante sinfonías plásticas realizadas con pocas piezas y mucho oficio, desde la austeridad, asumiendo como propias otras melodías semiocultas bajo las leves capas de pintura que suele aplicar este escenógrafo- pintor-poeta astur-leonés. Una constante encrucijada de sinfonías, no aptas para miradas superficiales, donde este artista comprometido con la piel de la pintura reclama una actitud contemplativa sin efectismos, capaz de tantear entre las sombras, bajo una cierta melancolía que no precisa de explicaciones sesudas (la cita «no necesita hablar de nada / no tiene nada y nada enseña» de Ossip Mandelstam preside su muestra gijonesa) sino de paciencia, de quietud interior, del deseo del otro.

Cambiar de aliento, seguir respirando en otros paisajes o con otros compañeros de viaje que se acoplan al tren, ya maduro, de una sólida trayectoria creativa. De ahí la presencia, una vez más, de los tributos, como el que Ramón Isidoro hace a José Ángel Valente («en el desasosiego / de ser sin nunca tener centro») como poeta también crítico con cualquier convencionalismo. Así, estas pinturas desocupan el lienzo, virando a sus límites, desbordándose delicadamente en blanco y oro («el residuo que sólo nos deja / lo que ha sido una llama», generando una fuerza centrípeta que proyecta, desde la intimidad y la ‘timidez’ del pintor, una generosa energía. Desbordantes, como esos dorados invadidos por la pasión del rojo de la serie ‘Sonic Youth’, que recuerdan los múltiples ritmos de Ramón Isidoro, del ‘west coast jazz’ norteamericano a la electroacústica, del ayer hacia el hoy sin aspavientos. Lo más innovador, que aquí ocupa la planta baja de la galería, son sus hibridaciones entre pintura ‘pintada’ y pintura ‘retroiluminada’ de la serie ‘Torcello’, donde cielos en blanco y negro contrastan con el ocre herrumbre, casi óxido, de las telas. Respirar, pues, y seguir respirando, como Celan, como Valente, en una eterna alegoría de su propio proceder poético, de su origen pictórico, de sus raíces musicales y de un paisaje esencial e invisible a los ojos mundanos.


Cambio de aliento

Artículos relaccionados

Deja un comentario

*Requerido