Cartas íntimas | Arte en Asturias

Cartas íntimas

junio 27, 2016 Sin comentarios »

(A.A.R.)

En la trama acelerada que habitamos uno de los males que acechan al artista actual es el exceso. Excesiva vida social, excesivas prisas, demasiadas crisis, demasiadas deudas y, quizás, demasiados artistas. Pero la obra de arte es auténtica si alberga dosis de intimismo.
Rilke abogaba por ese lento camino hacia el recogimiento. Así, en sus ‘Cartas a un joven poeta’ decía que no hay pena ni pobreza si el alma es creativa. Herbert Read también publicó su ‘Carta a un joven pintor’ defendiendo el arte como una cristalización a partir del reino amorfo del sentimiento;una voluntad repleta de formas emotivas, significativas o simbólicas.
Ambos defendian el silencio frente a las prisas. ¿por qué tanto empeño en ser precursores o rebeldes? Respecto a los primeros, George Kubler dice que nacen en el seno de la civilización de provincias, cuyos habitantes imitan las modas. Los rebeldes, sin embargo, suelen nacer en el centro de la vieja civilización metropolitana. Señala que la condición necesaria para el precursor es que sea novedoso pero que la del rebelde necesitará la antigüedad.
En otra interesante publicación epistolar (‘Cartas a un joven artista’) 23 escritores insisten en esas necesidades. Sus juicios están repletos de experiencias y estímulos donde algunos afirman que la voz propia no ha de ser una meta, sino un proceso, o sea, un ‘work in progress’. El problema es que muchos artistas hoy confunden esa idea de ‘proceso’ con quedarse en el camino para no llegar a nada. Y no todo vale, en estas lides.

San Agustín:
«No vayas fuera; vuelve a tí mismo»


Cartas íntimas

Deja un comentario

*Requerido