Cuatro vientos | Arte en Asturias

Cuatro vientos

mayo 14, 2016 Sin comentarios »

(A.A.R.)

En los vientos del norte nacen las auroras boreales, esos misterios cromáticos que tanto han excitado la imaginación de artistas y poetas. El dios Noto, en cambio, es más afín a los vientos del sur, como Euro a los del este y Céfiro a los del oeste, dominando otros rumbos que congregan tramontanas, sirocos, gregales, leveches y mistrales en la larga historia del arte como metáfora repleta de otros posible cuadrantes, secciones y nostalgias.

Los vaivenes primaverales de esta semana han coincidido en Asturias con un importante cúmulo de exposiciones en Avilés, Gijón y Oviedo que concentraron a varias decenas de artistas, entre brisas inaugurales. Es un ciclo que no cesa, aunque algunos políticos se empeñen en quitarnos las velas de navegación.

En la iconografía clásica los vientos solían representarse como seres con alas en cabezas y hombros. Chillida, en cambio, peinó los vientos de San Sebastián con sus tres hermosas estructuras no figurativas, cuyos óxidos revelan el paso de los años pero se erigen firmes, contundentes, como el amor a la familia. En Gijón, el artista vasco elogió al horizonte y abrazando esos vientos cantábricos que, en ocasiones, nos devuelven los ecos marinos de quienes ya se fueron. Aquí también nos gusta el nordeste, viento intemedio, porque es amigo del buen tiempo;Vaquero Turcios le rinde tributo con su escultura en la subida al cerro. El sol es un regalo, claro, pero también las nieblas de los cuatro vientos esenciales de la pureza y los recuerdos de la infancia.

Jorge Luis Borges: «Somos nuestra memoria»


Cuatro vientos

Deja un comentario

*Requerido