El broche infantil de AlNorte | Arte en Asturias

El broche infantil de AlNorte

diciembre 23, 2011 Sin comentarios »
El broche infantil de AlNorte

Han sido los otros reyes de AlNorte. Los más grandes han sido los más pequeños, que durante toda esta semana de arte contemporáneo en Asturias que organiza EL COMERCIO han tenido, en Gijón, Oviedo y Avilés, actividades para acercarse y sumergirse en el arte.
Han sido lo que se han dado en llamar encuentros generacionales, en los que artistas como Charo Cimas, Nuria Formentí o Pedro Fano se han ocupado de conducir talleres para ellos.
Ayer, fue el ovetense Pablo de Lillo el encargado de proponer, en la galería Guillermina Caicoya de la capital, ‘Y tú, ¿qué estás tramando?’. De Lillo, que como la mayoría de los artistas que han participado en estos encuentros estaba «agotado» al terminar el taller, propuso a los más jóvenes de AlNorte desentrañar precisamente eso, las «tramas detrás de la cosa». Eso sí, con 18 niños de entre 6 y 11 años que le dejaron, al acabar, «con muchas ganas de tomar una cervecina tranquilo». Pero «valió la pena», reconocía el ovetense.
El objetivo era, mediante una serie de imágenes de plantas, de edificios, de elementos de todo tipo, hacerles «reflexionar sobre las estructuras de las cosas». Y luego, con palillos y plastilina («y algún atajo») construirlas por sí mismos. Geometrías ortogonales, cuadradas son lo que estaban tramando.
En Avilés comenzó, por otro lado, el IX Certamen de Arte Infantil Asturias Plástica en la Factoría Cultural de Avilés. Allí estaban convocados niños de entre tres y 14 años, para hacer arte con una única condición: ceñirse al tema propuesto para esta aventura, ‘Mis miedos’.
A las cinco de la tarde empezaban a preparar sus obras en tres técnicas, repartidas en las aulas del centro avilesino que dirige Anabel Barrio: cerámica, grabado y pintura para la centena de niños que se animaron a sacar esos miedos. El resultado podrá verse desde el próximo lunes, a las 6 de la tarde, y hasta el 31 de diciembre en la propia Factoría Cultural.
Fernanda Álvarez, que ya había dirigido allí uno de los encuentros generacionales, se ocupó también de ayudarles a sacar los temores y a plasmarlos, en su caso en grabado. No obstante, reconocía que «lo desdramatizan todo en seguida. Y algunos ya venían pensados de casa…»
Los últimos en terminar eran los de cerámica, que ultimaban un «bosque de miedos», como decía Álvarez, para configurar esa colección de piezas para las Navidades. El broche infantil (o quizás no tanto) a AlNorte, y al año.


El broche infantil de AlNorte

Artículos relaccionados

Deja un comentario

*Requerido