Guía de la XI Generación AlNorte | Arte en Asturias

Guía de la XI Generación AlNorte

diciembre 7, 2012 Sin comentarios »
Guía de la XI Generación AlNorte

Tambores que cuando tocan a rebato hacen sonar el silencio, piedras lanzadas en las revueltas de Grecia convertidas en escultura, impresoras que recorren suelos recordando a Borges, buitres y flamencos, realismo y abstracción. El CMAE, Guillermina Caicoya, Espacio Líquido y el Museo Barjola albergan las exposiciones de la Semana de Arte de EL COMERCIO

Parece que fue ayer pero ya han pasado once años desde que EL COMERCIO concedió su primera beca de arte AlNorte. Era el año 2002 y el proyecto de la Semana de Arte Contemporáneo de Asturias quería captar artistas noveles capaces de fundir la inteligencia con la sorpresa y la ética con la estética. Desde entonces se han organizado más de 50 exposiciones de 70 artistas ‘alnorteños’, en una aventura que en 2012 suma a cinco nuevos creadores españoles.

La XI Generación AlNorte acaba de abrir sus puertas a cuatro exposiciones que ocupan el CMAE de Avilés, la galería Guillermina Caicoya de Oviedo y, en Gijón, la sala Espacio Liquido y la tercera planta del Museo Barjola. Son pinturas, esculturas, fotografías, instalaciones, recreaciones, sonidos, ‘performances’ y máquinas que componen un circuito sugerente, comprometido y comprometedor, para recorrer sin prisa ni pausa, en un encuentro generacional donde la comunicación y la reflexión son premisas esenciales.

Romper el discurso

Diferentes lenguajes expresivos reunidos en torno a la idea de la estimulación sensorial se funden en la entusiasta y potente obra de Demetrio Salces (Montalbán de Córdoba, 1987), que juega con la ‘Rompida de hora’ del Viernes Santo de Calanda (Teruel) para «romper el discurso» del arte y proponer un interesante compendio de técnicas y de visiones que mezclan la crítica y la ironía, haciendo oídos sordos a la palabra, y homenajean a la imagen y la imaginación desde la ausencia de sonidos. Tres instalaciones escultóricas y ochenta tambores pintados para idealizar los mudos discursos actuales, gritándonos con sus silencios.

Millones de libros

Desde que comenzó a extenderse la plataforma de hardware libre ‘Arduino’, diseñada para facilitar el uso de la electrónica en proyectos multidisciplinares, algunos artistas lo incorporan a su trabajo para integrar sus miradas creativas con nuevas tecnologías. Así, María Castellanos (Gijón, 1985) y Alberto Valverde (Madrid, 1967), han puesto en marcha el colectivo ‘uh513’ partiendo de este famoso microprocesador para ganar la beca AlNorte, con un proyecto inspirado en la literatura de Jorge Luis Borges. La idea de que todos los libros del mundo están en la hipotética ‘Biblioteca de Babel’ que anhelaba el escritor argentino es la base del proyecto, que se expone en la planta baja de Espacio Líquido. Una impresora móvil, con madera y circuitos integrados, dibuja sobre un suelo de papel, grabando códigos y palabras de esos miles de millones de posibles textos. Las teorías del caos y el convencimiento de que todo universo, por grande que sea, es finito, son las tesis de partida de una muestra que alterna la escenografía, la matemática y la filosofía, invitándonos a reflexionar sobre la aleatoriedad del mundo. «Todos los libros posibles» se harían aquí posibles, si hubiese horas suficientes para demostrarlo.

Buitres y flamencos

El proyecto de Victoria Trespando (Cangas de Onís, 1988) tiene aspiraciones utópicas, generando su propio paraíso de historia imposibles. Un buitre leonado pintado hace dos años en Francia fue la idea iniciática, coincidiendo ahora con un flamenco americano, entre el mar y la montaña, y con numerosos guiños plásticos a la idea del viaje, la autoconsciencia, la figuración y la abstracción. Con la libertad como estímulo, Trespando plantea una práctica convergente de disciplinas (pintura, imagen fotográfica, dibujo, escultura) donde color, espacio y volumen son entes autónomos, que plantean ejercicios reivindicativos de la memoria y el recuerdo. El desarraigo como guía para buscar lugares comunes, con algunas referencias al arte vasco, a la neofiguración pictórica y al ‘pop’ de sus luces de neón, símbolos de metas cercanas.

La crisis griega

Su inquietud, su herencia ‘sindicalista’ y su capacidad crítica llevaron a Noemi Iglesias (Langreo, 1987) a aprovechar su estancia en Atenas durante tres años para recoger múltiples ejemplos de la dolorosa actualidad griega. Una instalación sonora, varias esculturas de escayola, numerosos archivos documentales y otros recursos gráficos plasman en su exposición la inestabilidad y el malestar ciudadano, extrayendo belleza de la denuncia, del peligro y del miedo a ese fantasma invisible que está asolando Europa. Captando cada instante, fragmentando la realidad y representándola desde una mirada esperanzadora, Noemi Iglesias hace guiños al arte como elemento integrador, y al futuro como su gran reto.


Guía de la XI Generación AlNorte

Artículos relaccionados

Deja un comentario

*Requerido