Huele a muerto | Arte en Asturias

Huele a muerto

mayo 12, 2016 Sin comentarios »

(A.A.R.)

Vaya, hombre. Ahora resulta que el ínclito Damien Hirst, el cotizadísimo creador británico, no es solo culpable de volvernos idiotas a quienes respetamos la esencia y la pureza de la expresión artística sino que ha podido atentar gravemente contra la salud pública de su país.

La polémica ha vuelto a envolver a sus piezas con animales sumergidos en formaldehído ya que, según un estudio de la Royal Society of Chemistry de Londres, filtraron gases contaminantes durante los cinco meses que estuvieron en la Tate Modern en 2012, en la retrospectiva de Hirst. Aunque el museo y los abogados del genio se defienden y aluden a férreas medidas de seguridad, lo cierto es que unos cuantos vigilantes y varios cientos de visitantes se están cagando estos días en la madre que los parió.

La cosa no es nueva, porque su obra ‘La imposibilidad física de la muerte en la mente del vivo’ (el famoso tiburón por el que un coleccionista pagó 10 millones de euros) sufrió problemas de descomposición tras la compra y hubo que reemplazarlo. Lo mismo pasó con ‘Madre e hijo divididos’ (una vaca y un becerro abiertos en canal) que también necesitaron una reposición urgente que costó dinero, pese a tener certificado de garantía. Hirst sigue siendo una mina;está logrando que ‘La mierda de artista’ de Piero Manzoni también se revalorice, seis décadas después de su primer éxito, porque el metal ha resultado más fiable que el formol y por la humildad de los tamaños (las cagadas) del fallecido artista italiano.

Piero Manzoni: «No hay nada más que decir»


Huele a muerto

Deja un comentario

*Requerido