Inquietudes compartidas (laramascoto) | Arte en Asturias

Inquietudes compartidas (laramascoto)

enero 8, 2012 Sin comentarios »
Inquietudes compartidas (laramascoto)

(A.A.R.)

Son dos en uno y organizan el espacio a su manera, explorando siempre, con el viaje, el
estudio y la mirada abierta como principales estímulos, abriéndose camino en el circuito
artístico entre pinturas y animaciones.
Laramascoto (Santiago Lara y Beatriz Coto) inauguran exposición el jueves 12 de enero en la galería Liebre, de Madrid

laracoto1 Inquietudes compartidas (laramascoto)Ahora viven en Madrid, en pleno Chamberí, aunque mantienen activo su estudio de Gijón, donde comenzó su entusiasta carrera en común. En cualquier caso, todos sus estudios respiran ese carácter nómada. En sus rincones se alternan pinturas, dibujos y ordenadores personales, libros y botes de pigmentos, lienzos y procesadores electrónicos. Las maletas demuestran el carácter efímero de su momento. Una circunstancia habitual en estos últimos años, donde han pasado temporadas en Berlín, con el viaje y la mirada abierta como estímulos. En 2010 decidieron trasladarse a Madrid para ampliar estudios y continuar sus investigaciones creativas, que giran en torno al individuo, su ecosistema y las relaciones sociales como elementos fronterizos.

Santiago Lara (Tomelloso, 1975) y Beatriz Coto (Gijón, 1977) forman pareja ‘de hecho’ desde 2005, cuando se conocieron mientras eran profesores de la Escuela de Arte de Oviedo. Santiago se había licenciado en Bellas Artes en la Universidad Complutense, donde ahora ha vuelto para realizar un Máster en Investigación en Arte y Creación. Beatriz es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Alonso Cano de Granada, y en Madrid está terminando su doctorado en Bellas Artes mientras realiza prácticas en Medialab-Prado. En 2007 decidieron unirse profesionalmente y constituir el grupo ‘Lara+Coto’ (ahora ‘Laramascoto’, sin signo) y en diciembre de ese mismo año dieron la campanada, obteniendo una de las becas Al- Norte que concede EL COMERCIO en la Semana Nacional de Arte Contemporáneo de Asturias. Aquella animación digital, titulada ‘Bosque Interior’, se expuso entonces en la galería Espacio Líquido de Gijón y después en el Centro Cultural Cajastur Palacio Revillagigedo, en la colectiva ‘Arte AlNorte’, junto con la pieza ‘Movimiento Sinapsis’. Ambas apostaban por esa capacidad de diálogo que debe mantener cualquier disciplina, nutriéndose de pinturas de línea clara, austeras, argumentales y esencialmente plásticas que, lejos de lo decorativo, configuraban realidades más o menos complejas de la mano de la tecnología.

Para ello Santiago y Beatriz (Beatriz y Santiago, que tanto monta, monta tanto) siguen un cuidado esquema metodológico donde, tras la realización de bocetos previos, desarrollan esas películas que hablan del alma, el nacimiento y la muerte, de las relaciones entre el ser humano, la naturaleza y los artificios. Desde entonces LaramasCoto ha presentado otras animaciones en distintos foros. Por ejemplo, en la galería Guillermina Caicoya de Oviedo. También han presentado obras recientes fuera de España (en la Kunstlerhaus GlogauAIR y la Bethanien Kunstraum Kreuzberg de Berlín) y han obtenido, entre otros, el premio Ángel Andrade, y la subvención de la Fundación Municipal de Cultura de Gijón. Aquí exhibieron en 2009 su proyecto ‘Hombre-Medicina’, realizado tres años antes en Senegal, que anunciaba los pasos futuros. «Ya entonces nos llamaba la atención esa sintonía entre el hombre africano y su entorno que tanta falta hace en nuestro primer mundo», señalan.

Poco a poco, sus investigaciones se han hecho más complejas, indagando los impulsos primarios del hombre, sus miedos y su condición, más allá del coqueteo con la belleza y lejos del mero narcisismo. Su currículo común atesora hoy nuevas exposiciones (en la Maison des Arts de Burdeos, la sala Borrón, el Museo de Bellas Artes de Asturias, el Museo Barjola, las ferias Arte Lisboa o Arte Santander…) y una reciente selección para ‘Intransit’, la plataforma de universitarios creada por la Complutense este mismo año para establecer pautas entre la comunidad artística y los agentes culturales. Uno de sus últimos logros ha sido el desarrollo de un prototipo interactivo en colaboración con Gorka Cortázar, especialista en implementaciones de computación, y con el informático César García. Con tantas inquietudes, la convivencia debe de ser complicada, pero no se les nota. Ante todo, sonríen. «Creemos que hace falta contar estas historias para cambiar, en la medida de lo posible, la visión social de las cosas. Nos gustaría aportar con estas obras nuestro granito de arena, y lo hacenmos siempre desde un ‘optimismo crítico’».

El espíritu pictórico de las animaciones parte de Santiago Lara, que continúa también su carrera en solitario. Es un pintor reflexivo, metódico y rebelde a un tiempo, cuyos cuadros almacenan experiencias habitadas por la inquietud entre la metafísica, el surrealismo y la crítica social. «La pintura ha sufrido una transformación muy positiva gracias a la influencia de los medios de comunicación y los ‘media’ en la era internet, que ejerce un influjo equiparable a la fotografía sobre la pintura del siglo XIX», dice. Se debate entre la tradición y la renovación, bebiendo de Daumier, Münch y Solana, pero también de Hopper y de Richter, de Hockney y de Katz, de Nödstrom o Sasnal, de Kentridge o Svankmajer, con lecturas inteligentes. Buen dibujante y eficaz colorista, sabe alterar lo doméstico abandonando lo informal para dar una forma muy especial a sus propias realidades.

Los trabajos digitales parten de esa puesta en común entre ambos y Beatriz enriquece el conjunto con sus lecturas conceptuales, incidiendo en el lado antropológico del individuo que parte de pautas filosóficas, entre otras, el concepto ‘Gaia’ de Lovelock, el ‘ego encapsulado en la piel’ de Allan Wats, o las tesis de Lévi Strauss o James George Frazer, entre mucho otros. La plataforma de hardware libre ‘Arduino’ (para facilitar el uso de la electrónica en proyectos multidisciplinares) es una de sus últimas pasiones. Técnicamente, ambos comparten la realización de dibujos, audiovisuales y piezas musicales. La idea de que la ciencia no procede de modo distinto en sus ideas generales, y de que las percepciones y los temores similares provocan similares mitos, es otra de sus constantes.

Y entre pinceles y circuitos, caballetes e impresoras, siempre dejan tiempo para disfrutar de la buena vida (con permiso de la furgoneta) de Tomelloso a Gijón y viceversa. Unas gachas o una buena fabada, y otra vez a la carretera. Con sidra, si es posible…


Inquietudes compartidas (laramascoto)

Artículos relaccionados

Deja un comentario

*Requerido