Líneas, tramas y luces | Arte en Asturias

Líneas, tramas y luces

noviembre 24, 2012 Sin comentarios »
Líneas, tramas y luces

(ángel a. rodríguez)

Los asturianos María Álvarez y Pablo Armesto exponen sus trabajos en dos conocidas galerías de Bélgica y Barcelona

Imagen MARIA 31 300x190 Líneas, tramas y luces

(sobre estas lineas, obra de María Álvarez. Arriba, una de las piezas que expone Pablo Armesto)

Nadie es profeta en su tierra, y menos aún los artistas. A falta de suficientes oportunidades en su casa, los asturianos se buscan la vida fuera de la región, y algunos tienen éxito. La luanquina María Álvarez Morán (1958) expone estos días en la sala Wégimont de Lieja (Bélgica) y el gijonés (nacido en Suiza) Pablo Armesto (Schaffhausen, 1970) en Marlborough Barcelona. La conocida galería le había abierto sus puertas hace un año en su sede madrileña.

Centrada, como siempre, en dibujos, obra gráfica y pinturas, María Álvarez permanece fiel a sus mínimas naturalezas, donde lo bello y lo poético se funden en composiciones de cuidados grafismos, con referencias infantiles, recuerdos de Klee o Mompó y recursos tremendamente sinceros. Caminos propios, ascéticos y reveladores, que exploran la máxima pureza. En esta ocasión son 21 piezas concebidas ‘A destiempo’, que es el título de la muestra, con técnicas mixtas y acuarela sobre maderas en línea con los que pudimos disfrutar hace meses en la galería ovetense Guillermina Caicoya.

Blanca luz

El arte oriental ha inspirado las composiciones que Pablo Armesto (beca AlNorte de EL COMERCIO en 2005) mostró el año pasado en Marlborough Madrid. Las piezas han evolucionado bajo esa composición minimalista, con la tradición y la naturaleza como ejes. Otras premisas de sus obras son las luces como generadoras de sombras, contrastes capaces de hacer transparente el saber, para desvelar sus fundamentos, en procesos de deconstrucción de la experiencia como los que interesaban a Wittgenstein. Quizás también, como consciencia de la oscuridad, esa que Carl Jung reclama necesaria para encontrar la luz.

La luz blanca es, pues, su objeto de estudio, compartiendo protagonismo con el grabado, el silencio y el volumen. Una docena de piezas que armonizan la geometría, el espacio y la poética, a modo de relieves o bajorrelieves donde formas y color parecen levitar. La luminiscencia se consigue mediante ‘leeds’ y fibra óptica, empleando también maderas, metales lacados en blanco y PVC pulido, que generan texturas sedosas y suaves, confirmando ese sutil intercambio de claroscuros. La pureza del blanco, sacar luz del vacío y ‘arrojar’ luz son los intereses que desprende este nuevo proyecto internacional de Pablo Armesto.


Líneas, tramas y luces

Artículos relaccionados

Deja un comentario

*Requerido