Sueños de la razón | Arte en Asturias

Sueños de la razón

febrero 8, 2016 Sin comentarios »
Sueños de la razón

:: ángel a. rodríguez

Hace tiempo que el gijonés Jorge Nava (1980) viene depurando su propuesta expresiva con una serenidad creciente, cierto despojamiento espiritual que profundiza más y mejor en la esencialidad de la pintura, la pureza del color y la materia, al margen de anécdotas temáticas. Tras obtener el año pasado una de las becas AlNorte por su singular proyecto ‘La otra familia’, que se expuso en el Museo Barjola de Gijón durante la XIV Semana de Arte Contemporáneo de Asturias, ahora presenta otra individual titulada ‘Vagos y maleantes’ en la galería Arancha Osoro, en Oviedo. Junto a sus pinturas, incluye también ejemplos de sus recientes incursiones en el campo de la cerámica, fruto de su participación en la colectiva ‘Cajas’ que ocupa el Museo de Bellas Artes de Asturias desde hace tres meses.

Licenciado en Bellas Artes la Universidad del País Vasco, Nava propone un juego compositivo que compagina diversos soportes traducidos pinturas bajo las que subyace su habitual simbolismo, siempre debatiéndose entre la figuración y la abstracción, homenaje directo al expresionismo bien entendido y al instinto como claves para su trabajo cotidiano.

La metodología de Nava, pese a su apariencia caótica, parte de unas pautas cuyos abigarramientos formales sugieren ciertos propósitos narrativos y existenciales, entendiendo lo autobiográfico como la semilla germinal de cada una de las pieza. Por eso, sus proyectos buscan imágenes capaces de sensibilizar al espectador de la misma manera que las siente en su taller, simulando las inquietudes de su propia experiencia, sus sueños, sus miedos, sus alegrías, sus frustraciones.

El pintor retoma una naturaleza real para ubicar siluetas y personajes en secuencias irreales, tributo a la instantaneidad y la reflexión, persiguiendo momentos efímeros o paisajes que capta fugazmente. Un ritmo casi procesual, enérgico, alejado de cualquier énfasis decorativo. Una lucha íntima, introspectiva y fundamentalmente honesta.

Las experiencias vitales del artista gijonés son caminos para no acomodarse, fluyendo hacia las telas bajo ese mundo doméstico y salvaje que denota una actitud obsesiva y perturbadora, entre lo misterioso y lo veraz, que combina tradición, documentalidad y ficción. En esta ocasión la dominante de las gamas azules, con algunos desgarros rosáceos, se ilustran con ojos y miradas que nos analizan, emergiendo entre la explosiva amalgama de matices cromáticos. Sueños de la razón, pequeños monstruos paridos en la frenética actividad que Nava desarrollada en el estudio. Una obra fresca y experimental que busca su propio lugar bajo esa espontaneidad infantil que, afortunadamente, se resiste a marcharse.


Sueños de la razón

Artículos relaccionados

Deja un comentario

*Requerido